“Alimentarse es una acción social que integra”, cuenta la pediatra María Antonia Florentín. Ella, con otros profesionales, brindó un taller en el Centro de Rehabilitación en Asunción a las familias sobre la importancia de la nutrición; en el espacio, los padres compartieron experiencias y derribaron tabúes sobre los métodos para ingerir alimentos.

Los niños con discapacidad suelen presentar problemas nutricionales que pueden dificultar su desarrollo integral. Para que aprovechen los servicios de rehabilitación en un 100%, Teletón brinda un acompañamiento en lo que respecta a la alimentación, orientando a los padres y derivando casos a instituciones del Estado, complementando así las sesiones que los niños realizan en la Fundación.

“El taller se basó en una conversación con los padres, para que compartan sobre los casos de nutrición y aclaren las dudas sobre unos temas. Se habló de la alimentación por sonda o botón gástrico”, relata la doctora.

Gracias a las experiencias de algunos padres, se derribaron tabúes sobre ciertos métodos de alimentación. “Una mamá habló sobre el caso de su hija, que no subía de peso en seis meses, luego de que no mejoraba, se le colocó el botón gástrico, y hoy, la niña cuenta con un buen estado de salud. Comentó los temores y la resistencia que la familia presentó”, dice.

Existen diferencias entre comer, alimentarse y nutrirse: lo primero se trata de, simplemente, llevar un alimento a la boca, lo segundo, de recibir el aporte que tu cuerpo necesita y lo tercero, es el resultado de este proceso, se notan los beneficios en los niños, en su cabello, ojos, piel, etc.

Para las personas que busquen asistencia nutricional para niños, el Ministerio de Salud cuenta con el Programa Alimentario Nutricional Integral (PANI). Las inscripciones para ser beneficiarios del programa y recibir, por ejemplo, leche fortificada, se llevan a cabo en los centros de salud u hospitales públicos. Asimismo, existen gastroenterólogos infantiles en la Secretaría Nacional por los Derechos de las Personas con Discapacidad (SENADIS).

No en todas las zonas del país existen especialistas en nutrición o gastroenterólogos. Cuando esos casos llegan a Teletón, además de brindar los servicios de rehabilitación, se lleva a cabo un seguimiento, aprovechando los días que las familias están en Asunción, para que puedan hacer los estudios con los profesionales correspondientes.

“El alimentarse es una acción social que integra. A todos nos gusta compartir la mesa familiar en un ambiente ameno, hay evitar los celulares y las distracciones”, afirma la doctora. Destaca también que la nutrición es fundamental para que los niños se desarrollen de forma integral.

 

Compartir: