En el ámbito de la Salud aún es confuso todo lo que implica la rehabilitación, ya que sigue siendo tratada desde un punto de vista clínico. Sin embargo, para lograr una rehabilitación efectiva es importante considerar otros aspectos que incluyen a las personas con discapacidad (PcD).

Al hablar de rehabilitación, aún se tiene la visión de que esta solo se da en los consultorios o en sesiones de fisioterapia, por ejemplo. Pero es necesario reconocer que la rehabilitación va más allá de cuatro paredes y tener en cuenta que también se debe desarrollar en los entornos cotidianos de las PcD, como son la familia y la comunidad.

 

En este punto, es importante mencionar que es necesario ir de un modelo clínico de rehabilitación a un modelo social, inclusivo y comunitario. ¿Qué significa esto? Significa trabajar en el proceso de rehabilitación desde la familia primeramente, ya que cumple un rol demasiado importante en este proceso y en la construcción de ciudadanía para las PcD. Así será posible desarrollar técnicas y herramientas que permitan su rehabilitación, para que pueda desarrollarse y desenvolverse en todos los ámbitos de su vida.

 

Es importante que, además de la familia, todos seamos partícipes del proceso de rehabilitación de las PcD para lograr una sociedad realmente inclusiva, y que de esa forma puedan participar activamente en los distintos ámbitos, como son el económico, educativo, cultural, social, entre otros.

 

¡#HablemosDeDiscapacidad para dar a conocer que la rehabilitación debe ser vista también con una perspectiva social, inclusiva y comunitaria!

 

Compartir: