En nuestro país, en el año 2007, se adoptó la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad (PcD), en la cual se reafirma el derecho a la educación. Sin embargo, solo el 36% de ellas, de entre 6 y 18 años asisten a alguna institución educativa.*

Además, es importante destacar que el nivel de escolaridad aún es bastante bajo:

– El 83% de las PcD no pueden completar la educación escolar básica (1ro. al 6to. grado).

– Solamente un 8% de ellas pudo acceder a estudios secundarios

– Solo el 2%, ha logrado estudios superiores.

 

Al hablar de educación, se conoce como Escuela Inclusiva a la institución que cuenta con un alumno o alumna que vive con alguna discapacidad, cuando en realidad la tarea no debería culminar en solamente incluir a una PcD en el alumnado: las instituciones educativas deben brindar informaciones y capacitar tanto al plantel de maestros como a los y las estudiantes en un modelo de educación basado en la diversidad, en el que deben estar presentes:

1- El movimiento pedagógico de la educación intercultural.

2- El concepto de la educación inclusiva.

3- Atender de las necesidades educativas especiales.

4- Dar asistencia a los alumnos y las alumnas con la orientación educativa oportuna, pertinente, con apoyo y tutoría en aula.

 

¿Por qué? Por ejemplo, desde el inicio de la etapa escolar, los niños y niñas con discapacidad auditiva prácticamente no cuentan con medios visuales de comunicación (incluido el uso de la lengua de señas), y de esta forma está siendo vulnerado su derecho a acceder a una educación de calidad.

 

Así, encontramos lo necesario que es implementar de forma efectiva la Ley de Educación Inclusiva para lograr la permanencia de estudiantes con discapacidad en el sistema educativo, para que niños, niñas y adolescentes con discapacidad puedan tener la misma oportunidad que todos de tener acceso a la educación.

 

¡Por todo lo anteriormente mencionado, es importante que #HablemosDeDiscapacidad!

 

 

 

 

*Global Infancia (2015) La niñez y adolescencia con discapacidad en Paraguay. Algunas reflexiones… . Asunción.

Compartir: