La realidad socioeconómica no es menor cuando de inclusión se habla, ya que ésta condiciona los procesos de rehabilitación y se requieren de acompañamientos más específicos. La mayoría de las familias que asisten a Teletón, se encuentran en situación de exclusión social.

 

 

Durante el 2017, del total de las familias que recibieron servicios en los Centros de Rehabilitación Integral de Teletón, se pudo clasificar en tres perfiles socioeconómicos:

 

 

Exclusión → 55% de las familias

Vulneración → 29 % de las familias

Integración →16 % de las familias

 

 

Exclusión social

 

 

Cuando la familia no tiene ingreso fijo, subsiste en condiciones de trabajo inestables e insuficientes para cubrir sus necesidades básicas, no accede a más de dos servicios básicos, ni a medios de transporte, vive en situación de hacinamiento, en viviendas precarias y en aislamiento social. No dispone de factores de protección social y el jefe o jefa de hogar no logró concluir los estudios primarios.

 

 

Vulnerabilidad social

 

 

Son familias cuyo proceso de rehabilitación se encuentra en riesgo en el caso de que se presente alguna circunstancia imprevista. Cuenta con condiciones laborales inestables, tiene un ingreso fijo de salario mínimo que percibe el jefe o la jefa de hogar, accede a al menos tres servicios básicos, utiliza transporte público o se traslada en moto, vive en vivienda alquilada y puede estar en riesgo de hacinamiento, cuenta con seguro del Instituto de Previsión Social (IPS), los jefes de hogar concluyeron la educación secundaria y cuentan con una mínima red de apoyo.

 

 

Integración social

 

 

Cuando la familia puede sostener un proceso de rehabilitación. Cuenta con estabilidad laboral, ingreso económico mayor al salario mínimo vigente, cobertura de los servicios básicos, casa propia y en condiciones saludables para el proceso de rehabilitación, seguro privado o del IPS, redes de apoyo, transporte propio y las jefas de familia lograron alguna formación profesional para el ejercicio de actividades laborales.

 

 

 

 

 

Compartir: